Improve the quality of life of children, adolescents and adults. Contact us →

LOS 9 ERRORES MÁS GRANDES DE DISCIPLINA QUE COMETEN LOS PADRES

News & Blog

Errar es humano, y cometer errores de disciplina a veces es parte de ser padre. La próxima vez que su hijo se porte mal y usted pierda la calma o se pregunte si está manejando el mal comportamiento de su hijo de la manera correcta, piense en estas soluciones para corregir los errores comunes de disciplina que los padres suelen cometer. Los errores son aquello de lo que aprendemos para poder crecer.

1 | No ser respetuoso Los padres pedimos a nuestros hijos que nos respeten, pero a veces olvidamos que el respeto debe ser de doble sentido. Uno de los errores más comunes que cometen los padres al disciplinar a los niños es gritar, hablar en un tono áspero y enojado, o incluso insultar a sus hijos.

2 | Disciplinar mientras está enojado Cuando reprende a su hijo mientras está enojado por algo que hizo, es más probable que grite o diga algo que no quiere decir. Tómese unos minutos para calmarse. De hecho, tomarse un tiempo para reflexionar sobre el conflicto puede ayudarlos a ambos a lidiar con la situación de una manera más tranquila.

3 | Ser inconsistente Si reprendes a tu hijo por no limpiar su habitación un día y luego no te molestas en hablar con él cuando su habitación está desordenada durante días, tu hijo recibe mensajes inconsistentes. Da a tu hijo instrucciones claras y sencillas. Prepáralo para que se comporte bien y, si no lo hace, procura medidas constante de consecuencias.

4 | Hablar/explicar demasiado Si bien es una buena idea hablar con tu hijo de por qué algo que hizo no fue apropiado, para que pueda tener una idea clara de lo que hizo mal y cómo puede comportarse de manera diferente la próxima vez,  no es una buena idea entrar en explicaciones detalladas sobre su comportamiento. Se lo más directo posible y precisa lo básico para tu hijo.

5 | Volverse negativo Escuchar series de «no» y «no» no es divertido para nadie, especialmente para un niño. Aborda las cosas desde una perspectiva más positiva hablando de lo que se puede hacer mejor. Muéstrale a tu hijo ejemplos de cómo hablar de una manera más agradable y amistosa.

6 | Pensar que disciplinar significa castigar A menudo, los padres olvidan que el objetivo de disciplinar a los niños es darles pautas y límites firmes para que no necesiten ser castigados. Disciplinar significa establecer límites y expectativas para que los niños sepan lo que se espera de ellos. Cuando disciplines a un niño, muéstrale cómo tomar buenas decisiones y elegir comportamientos que sean positivos y, que en última instancia, sean buenos para él.

7 | No practicar lo que predicas. Le dices a tu hijo que no diga mentiras, pero rutinariamente mientes para salir de cosas que no quieres hacer, como gritarles a tus hijos y decirles con enojo que se hablen bien entre ellos. El problema es que a menudo no vemos nuestro propio comportamiento y olvidamos que nuestros hijos observan cada uno de nuestros movimientos y aprenden a comportarse con nuestro ejemplo. En la medida de lo posible, trata de estar a la altura del ejemplo que estás dando a su hijo.

8 | No adaptar la técnica de disciplina a tu hijo. Cuando se trata de disciplina infantil, una talla no sirve para todos. Lo que funcionó en el hermano de un niño o en los hijos de amigos puede ser el enfoque equivocado para ese niño en particular. Pruebe diferentes enfoques para adaptar las técnicas de disciplina a cada niño en particular.

9 | No disciplinar a los niños en absoluto Entre las muchas razones importantes por las que necesitamos disciplinar a los niños está el hecho de que los niños que son criados con límites y orientación claros tienen más probabilidades de ser personas felices, agradables y con buen autocontrol. Cuando los niños no son disciplinados, no se les imponen límites ni consecuencias y se les mima, a menudo son egoístas, incapaces de autorregularse y desagradables para estar cerca de ellos. Disciplinar a un niño es bueno para él. Mientras manejes su mal comportamiento con amor y orientación firme, el hijo aprenderá y crecerá a partir de sus errores.

Fuente: childparenting.about.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *